Oración del mal de ojo en italiano

¿Te duele la cabeza? ¿Para qué molestarse con un analgésico? Consigue un ‘curandero’ y deshazte del mal de ojo de inmediato. Si los dolores de cabeza persisten puedes consultar a un médico, pero según el 60% de los griegos primero se harán un ‘xematiasma’ y luego buscarán otras soluciones para curarse.
La encuesta realizada entre 10.000 personas ha demostrado que el 60% cree que la solución para hacer frente a un dolor de cabeza es un hechizo contra el mal de ojo. De todos modos, el 40% de los griegos cree en el mal de ojo. Como no hay más detalles sobre la encuesta que estas dos cifras, me siento obligado a explicar qué es el xematiasma y qué procedimientos se utilizan para ayudar a la víctima a aliviarse.
Hay varios procedimientos para expulsar el mal de ojo. Todos ellos requieren la presencia física del curandero y de la víctima del Mal de Ojo. Sin embargo, en los últimos 20 años, “xematiasma” también es compatible a través del teléfono.
Todos los procedimientos de “xematisma” – expulsar el Mal de Ojo – requieren una oración secreta. Esta oración es transmitida por un pariente mayor del sexo opuesto. Las oraciones se revelan sólo en circunstancias específicas. Existe el mito de que, según las costumbres, los que revelan las oraciones pierden indiscriminadamente su capacidad de expulsar el mal de ojo. Pero esto es sólo un mito.

Oración islámica contra el mal de ojo

Alma de Cristo, santifícame; Cuerpo de Cristo, sálvame; Sangre de Cristo, embriágame; Agua del costado de Cristo, lávame; Pasión de Cristo, fortaléceme; Oh buen Jesús, escúchame; dentro de Tus heridas, escóndeme; que nunca me separe de Ti; del maligno, protégeme; a la hora de mi muerte, llámame; y mándame venir a Ti; para que con Tus santos, te alabe por los siglos de los siglos. Amén.
Señor Jesús, has venido a sanar nuestros corazones heridos y turbados. Te ruego que sanes los tormentos que causan angustia en mi corazón; te ruego, de manera particular, que sanes a todos los que son causa de pecado. Te ruego que entres en mi vida y me sanes de los daños psicológicos que me golpearon en mis primeros años y de las heridas que me causaron a lo largo de mi vida. Señor Jesús, Tú conoces mis cargas. Las pongo todas en Tu Corazón de Buen Pastor. Te suplico -por los méritos de la gran herida abierta en Tu corazón- que sanes las pequeñas heridas que hay en el mío. Sana el dolor de mis recuerdos, para que nada de lo que me ha sucedido me haga permanecer en el dolor y la angustia, lleno de ansiedad.

Salmo contra el mal de ojo

Muchos musulmanes se esfuerzan por creer que el mal de ojo no existe. Tal vez porque en un nivel lógico, creer tal cosa puede traducirse en creer que hay algo más poderoso que Alá (swt).
Pero como se ha narrado que el Santo Profeta Muhammad (saw) dijo en un hadiz “La influencia del mal de ojo es un hecho; si algo precediera al destino sería la influencia del mal de ojo” (Muslim).
El mal de ojo proviene de una mirada de admiración que una persona tiene sobre otra. Cuando uno ve algo que le gusta en otro, aunque no tenga celos de él ni nada parecido, puede infligirle el mal de ojo y hacer que eso que admiraba se destruya.
Por ejemplo, una pareja recién casada que acaba de tener un bebé puede ser infectada con el mal de ojo por alguien que simplemente vino de visita y le encantó la decoración de su casa, o admiró lo lindo que es el recién nacido. A partir de esta admiración por la belleza de sus vidas, el visitante podría infectar a la pareja y a su hijo con el mal de ojo.

Oración del mal de ojo católica

El mal de ojo es una creencia popular según la cual alguien puede, voluntaria o involuntariamente, atraer la enfermedad y la desgracia a otra persona al mirarla, generalmente provocada por la envidia. En algunas culturas, la creencia se centra en los niños, donde alguien puede dar inadvertidamente el mal de ojo a un niño al felicitarlo, ya que atrae la energía negativa. Si crees que tú o tu hijo estáis sufriendo el mal de ojo, puedes utilizar los métodos que se indican a continuación para ayudar a diagnosticarlo y curarlo.
Resumen del artículoPara curar el mal de ojo, que es la idea de que puedes ser maldecido por alguien que te mira malévolamente, trata de pasar un huevo sobre tu cuerpo mientras dices una oración como el Padre Nuestro. Después, deja el huevo en un cuenco debajo de tu almohada durante una noche para librarte del mal de ojo. También puedes intentar hacer un signo de “cuernos del diablo” extendiendo los dedos índice y meñique de tu puño, y luego apuntando hacia el suelo para alejar el mal de ojo. Si crees que tu mal de ojo ha sido causado por alguien que te ha hecho un cumplido, pídele que te toque la mano o la frente para deshacer el hechizo. Para más consejos, incluyendo cómo evitar el mal de ojo a un niño, sigue leyendo.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad