Pesadillas del embarazo primer trimestre

La clave para proteger la salud de tu hijo es recibir atención prenatal con regularidad. Si crees que estás embarazada, llama a tu proveedor de servicios de salud para programar tu primera cita prenatal. Sin embargo, muchos proveedores de atención médica no programan la primera visita antes de las 8 semanas de embarazo, a menos que haya un problema.
En esta primera visita, el médico probablemente le hará una prueba de embarazo y calculará cuántas semanas de embarazo tiene basándose en un examen físico y en la fecha de su última menstruación. También utilizará esta información para predecir la fecha del parto (una ecografía realizada en algún momento posterior del embarazo ayudará a verificar esa fecha).
A lo largo del embarazo, el médico comprobará tu peso y tu tensión arterial, así como el crecimiento y el desarrollo de tu bebé (palpando tu abdomen, escuchando los latidos del corazón del feto a partir del segundo trimestre y midiendo tu vientre). A lo largo del embarazo también te harán pruebas prenatales, como análisis de sangre, de orina y de cuello de útero, y probablemente al menos una ecografía.

Sueños vívidos signo de embarazo temprano

ResumenAntecedentesLos sueños relacionados con el embarazo son frecuentes en las mujeres embarazadas, pero también el número de sueños de tono negativo parece aumentar en esta desafiante fase de la vida de la mujer.MétodosSe obtuvo la frecuencia de las pesadillas y el estrés experimentado subjetivamente mediante cuestionarios. Las futuras madres fueron abordadas durante su visita de solicitud unas 4-8 semanas antes del parto en tres hospitales de obstetricia. El presente análisis incluyó a 406 mujeres de entre 16 y 40 años en el último trimestre de su embarazo. Se excluyeron las mujeres con enfermedades somáticas graves y/o trastornos psiquiátricos. La muestra representativa incluyó a 496 mujeres (rango de edad: 14-93 años.).ResultadosLos hallazgos indican claramente que las mujeres embarazadas informan de pesadillas con mayor frecuencia en comparación con una muestra representativa y que la frecuencia de las pesadillas está estrechamente relacionada con el estrés experimentado subjetivamente durante el día. Además, los sueños relacionados con el bebé se correlacionaron con la frecuencia de las pesadillas, pero no con el estrés diurno.ConclusionesLos estudios futuros deberían investigar la prevalencia de los trastornos de pesadillas en el embarazo y estudiar si las intervenciones breves como la terapia de ensayo con imágenes son beneficiosas para las mujeres embarazadas que sufren pesadillas.

Cómo cuidarse durante el embarazo

El primer embarazo es una importante fase de transición durante la cual se produce una reorganización mental que conduce al desarrollo de la identidad materna de la mujer y de las futuras competencias maternas (Ammaniti y Trentini, 2009; Slade et al., 2009). A través de la activación de un sistema de cuidado recíproco al apego (Solomon y George, 1996), esta reorganización mental implica la elaboración e integración de representaciones mentales maternas (RMM) del bebé no nacido, de la mujer como madre, de las características propias no maternas y de otras relaciones significativas (Ammaniti y Trentini, 2009; Slade et al., 2009). Sin embargo, aunque los sentimientos de conexión y afecto hacia el bebé no nacido aumentan a lo largo del embarazo, la capacidad de la mujer para considerar al feto y a sí misma como dos individuos autónomos y separados es crucial para lograr una relación recíproca e íntima con el recién nacido (Pines, 1972; Ammaniti y Trentini, 2009; Slade et al., 2009).
Dado que la mujer carece de información sobre su bebé real, se cree que el desarrollo de la RMM es el resultado de sus proyecciones, esperanzas, atribuciones, fantasías conscientes e inconscientes y sueños (Stern, 1991, 1995; Ammaniti y Trentini, 2009; Slade et al., 2009). Sin embargo, los estudios han investigado principalmente los aspectos más conscientes de la RMM, mientras que han prestado sorprendentemente poca atención a si los procesos más inconscientes, como los sueños, también podrían contribuir a su organización.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad